09/11/2019

VIVIR, para entender muchas cosas

La vida te va llevando a su ritmo por distintas experiencias que te brindan la oportunidad indiscutiblemente de convertirte en una mejor persona, pero es una elección que sólo puedes tomar tú.

HOY ENTIENDO MUCHAS COSAS…

Hoy entiendo que todo inicio tiene un final y que todo final merece el mejor de los puntos para poder comenzar de nuevo, OJO el mejor de los puntos no significa que fue el final soñado o el que esperabas, por el contrario significa mas bien que aunque las cosas no hayan salido «del todo bien», estas preparado para afrontarlo, asumirlo y vivirlo pero esta vez desde la lección aprendida que en definitiva te hizo crecer y madurar.

Hoy entiendo que quién ya no hace parte de nuestras vidas, solo vino un tiempo, cumplió un rol, te enseñó o le enseñaste algo, que dolió su partida o su huida tal vez; pero el tiempo siempre lo sana todo, lo cura todo o por lo menos hace que duela menos.

Entiendo que juzgar tan duramente el camino y los errores del otro habla mucho peor de ti que de quién los cometió y tarde o temprano terminamos pasando por una experiencia igual o similar a la que juzgamos, solo para enseñarnos por qué NO debemos hacerlo.

Entiendo que la vida es cómo una cadena con sujetadores o eslabones unidos, todos son fuertes y ninguno puede continuar sin en el otro, por eso, hoy hieres a alguien y mañana alguien te hiere a ti, por eso es que hoy amas o dejas de amar a alguien y mañana alguien te ama o te dejará de amar a ti, hoy haces algo bueno o malo por alguien y alguien mañana hará lo mismo por ti . Así es como pasa con todo, la vida es un ciclo, un circulo con estaciones en el que sólo das y recibes, das y recibes, das y recibes, no siempre de la forma que esperas, pero si de la forma que necesitas para verlo y crecer. Das y recibes, Das y recibes.

Entiendo que inicialmente tendremos un concepto equivocado de la amistad y solo cuando te veas caminando SOLO y busques dentro de ti sabrás quién ha estado verdaderamente a tu lado siempre, diciéndote verdades que quizás no te agradaban mucho, cuidándote de cometer errores. En ocasiones se trata de la persona con la que menos rumbas o encuentros sociales compartiste, a veces se trata también de dos almas muy diferentes pero con un mismo sentido.

Hoy entiendo entre tantas cosas que exigir sin dar es de tontos, que odiar a un hermano es odiarte a ti mismo, que creer que no puedes cambiar un pensamiento o una visión te mantiene bloqueado, angustiado, cansado, infeliz y aumenta tu resistencia al cambio. Entiendo también que las ideas pueden transformar el mundo cuando aceptamos primero cambiar nuestro mundo interno.

Entiendo que si lees esto, puede gustarte o no, puedes compartirlo o no, que podemos tener la misma visión o filosofía de vida o incluso pensar exhaustivamente diferente y que aun así todo está bien y todo seguirá estando bien…

Bonito día para todos

Comentarios